Antes de la cirugía

Antes de cualquier procedimiento quirúrgico, es común experimentar nervios y ansiedad. Puede ser reconfortante saber que el procedimiento Intacs® es mucho menos invasivo que un trasplante de córnea o que muchos otros procedimientos quirúrgicos oculares y que, además, la tasa de éxito Intacs® es alta.

Los cirujanos que realizan el procedimiento son generalmente cirujanos corneales que tienen experiencia con el queratocono. Además, cada cirujano ha completado un riguroso programa de entrenamiento específico acerca de Intacs® para el tratamiento de pacientes con queratocono.

Su oftalmólogo, tal vez trabajando junto con un óptico, hará que se someta a un examen oftalmológico completo. Su examen incluirá una serie de pruebas oftalmológicas habituales para este tipo de procedimiento, así como exámenes médicos generales y una revisión de su historial médico.

La cirugía

Se utilizan gotas anestésicas para adormecer el ojo, que se mantiene abierto durante todo el procedimiento, con el fin de evitar el parpadeo.

Paso 1 
Pequeña incisión en la superficie de la córnea.
Paso 2 
Se separa el ojo para la colocación de Intacs®.
Para estabilizar el ojo y garantizar la correcta alineación de los implantes Intacs®, se coloca una guía de centrado en la superficie del ojo. Durante este tiempo, las capas internas de la córnea se separan suavemente en una zona circular estrecha para permitir la colocación de los Intacs®.
Paso 3 
Los implantes se colocan suavemente.
Acto seguido, la pequeña abertura en la córnea se cierra.
Paso 4 
El procedimiento se completa.
La colocación de los Intacs® remodela y refuerza la córnea, eliminando todas o algunas de las irregularidades causadas por el queratocono con el fin de obtener una mejor visión.

Después de la cirugía

Se requerirán visitas de seguimiento para supervisar el proceso de curación y evaluar los beneficios visuales del procedimiento. Incluso después de un procedimiento exitoso, todavía se pueden requerir gafas o lentes de contacto para garantizarle una buena visión.

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, hay algunos riesgos, incluida la infección. Algunos pacientes experimentan síntomas tales como dificultades en la visión nocturna, deslumbramiento, halos y visión borrosa.

Para más información, contacte con su Oftalmólogo Intacs®.
Encuentre a su Médico más Cercano