Esta es una web internacional. Si usted es ciudadano de los EE.UU., por favor seleccione la versión estadounidense.

Información Útil (FAQ)

El queratocono es una enfermedad que crea un adelgazamiento de la córnea (superficie frontal transparente del ojo). La presión exterior del ojo hace que la córnea se abulte progresivamente, adquiriendo forma de cono. El cambio en la forma de la córnea puede tener un impacto dramático en la visión. En casos de mayor gravedad, actividades cotidianas, como conducir y leer pueden convertirse en tareas difíciles de realizar.

Una persona con queratocono en etapa temprana se dará cuenta de un sutil cambio en su visión. A medida que la enfermedad progrese, la visión fluctuará y se producirán cambios frecuentes en sus gafas o lentes de contacto. Esto sucede como resultado de un adelgazamiento que tiene lugar dentro de la córnea y un abultamiento causado por la presión de un ojo que empuja sobre la superficie frontal debilitada del ojo. A medida que la enfermedad sigue avanzando, los rayos de luz que entran al ojo se distorsionan de manera significativa; esto es lo que se llama astigmatismo irregular. La parte exterior del ojo comienza a abultarse, creando una forma de cono.

Los investigadores estiman que el queratocono afecta a 1 de cada 2.000 personas. La enfermedad afecta a hombres y mujeres por igual y no hay diferencias conocidas entre razas. Aunque se desconoce la causa de la enfermedad, estudios realizados han sugerido que la genética, alergias y otros factores ambientales pueden contribuir a la aparición de la enfermedad.

En la mayoría de los casos, el inicio del queratocono suele darse entre los 8 y los 45 años. Se hace evidente durante la adolescencia y empeora lentamente antes de estabilizarse un poco a los 30 o 40 años.

Sí, en aproximadamente el 90% de los casos  la enfermedad se manifestará en ambos ojos. La tasa de progresión y el momento de la aparición de la enfermedad es habitualmente diferente en cada ojo.

No, históricamente muy pocas o ninguna persona sufre de ceguera total a causa del queratocono. Sin embargo, en casos graves, su visión puede verse afectada de manera significativa y actividades cotidianas pueden resultar complicadas.

Un profesional de la salud visual tratará el queratocono temprano con lentes de contacto o gafas, cubriendo las necesidades de corrección de la visión del paciente. En etapas posteriores, a menudo se recomiendan lentes de contacto rígidas permeables al gas. Estas lentes se utilizan para mejorar la visión y prevenir el bulto en la córnea. En casos avanzados, en los que el paciente ya no puede alcanzar la visión funcional adecuada con lentes de contacto, puede ser necesaria la cirugía de trasplante de córnea.

Los Intacs® son implantes especialmente diseñados para su colocación quirúrgica bajo la superficie de la córnea. Debido a su diseño único y patentado, los Intacs® son capaces de remodelar la arquitectura de la córnea restableciéndola con una forma de cúpula más natural y mejorando la visión.

Un trasplante de córnea es un procedimiento quirúrgico invasivo, que requiere la eliminación de una sección de la córnea, que se reemplaza con tejido donante. Aunque exitoso, es un procedimiento delicado con generalmente un largo período de recuperación.

El procedimiento Intacs® no requiere extracción de tejido corneal, sino que trabaja en el principio de la remodelación de su propia córnea, utilizando estos implantes especialmente diseñados para proporcionar estructura a una córnea debilitada. El período de recuperación suele ser corto, con una mejoría visual casi de inmediato.

El procedimiento suele durar unos 15 minutos por ojo.

Normalmente los pacientes recuperan su actividad normal dos o tres días después de la cirugía.

Los Intacs® están diseñados como una solución permanente. No hay mantenimiento requerido y, en caso necesario, se podrían extraer.

Los implantes corneales Intacs® se fabrican a partir de polimetilmetacrilato (PMMA); se trata de un tipo de plástico utilizado en dispositivos médicos, tales como lentes intraoculares, desde hace más de 40 años.

Su oftalmólogo es el mejor recurso para cualquier pregunta específica que pueda tener con respecto a esta condición.
Los exámenes oculares regulares son cruciales para la preservación de su salud ocular y el mantenimiento de una visión óptima.
Encuentre a su Médico más Cercano